La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Almendras de Alcalá Garrapiñadas: ¿Todavía no la conoces?

Publicado 30/01/2015

Para todos los amantes de las almendras garrapiñadas os vamos a presentar una variedad que os va a encantar. No se trata de la típica almendra con mucha azúcar. Las almendras de Alcalá están elaboradas con tan solo una fina capa de dulzor, para que podamos experimentar con mayor intensidad el sabor que nos ofrece.

Las almendras de Alcalá combinarán perfectamente con cualquier postre que queramos elaborar o podemos comérnosla directamente del tarro. Si todavía no las has probado, desde Turrones Hijos de Manuel Picó te animamos a hacerlo ya que descubrirás un nuevo sabor que sabemos que te va a encantar.

Proceso de elaboración de la almendra de Alcalá

La elaboración de esta variedad de almendras garrapiñadas es similar a la tradicional, pero solo con una fina capa de azúcar. De este modo, se consigue que el resultado quede más suave que en las almendras garrapiñadas convencionales, donde se emplea más azúcar en su elaboración.
En este proceso se emplean almendras Marconas con piel y azúcar, consiguiendo un resultado más delicado y preciso, recreando el efecto de mostrar únicamente una fina capa de azúcar.
Lo complicado de este proceso es que tenemos que respetar el sabor inicial de la almendra; el azúcar debe suponer un elemento añadido, no estar mezclado como en las almendras garrapiñadas habituales.
Se consigue una textura mucho más suave en el paladar. De esta forma, podemos saborear todos sus matices por separado: primero, el dulzor de la capa de azúcar seguido del componente tostado de la almendra. ¡Una combinación demoledora!

Principales postres con Almendras de Alcalá

Esta variación de almendra se puede usar en un sinfín de postres, seguramente habrás probado alguno de ellos. Aquí te vamos a dar unas pequeñas ideas de dónde las podrías integrar para perfeccionar el sabor.

Normalmente se utilizan en milhojas que tienen crema interna y nata por encima. Las almendras son parcialmente trituradas y esparcidas por encima de la nata. De esta manera, se consigue un toque estético muy especial a la hora que el sabor adquiere nuevos matices.

Imagen de http://www.mundorecetas.com/.

Galletas

También podemos encontrar almendras de Alcalá como elemento para recubrir y decorar ciertas galletas. Normalmente son espolvoreadas con azúcar glas y encima se colocan estas almendras trituradas o enteras.
Su aspecto es bastante similar al de las milhojas, por lo menos en decoración. Cuando las probamos podemos descubrir las texturas de la galleta mientras se mezcla con la de la almendra. Todo un surtido de sabores para los amantes de las almendras.

Bizcochos

Este tipo de almendra suele recubrir aquellos bizcochos a los que queramos darles nuestro toque especial. Las almendras garrapiñadas tradicionales pueden contener, quizás, mucho azúcar. Es por ello que podemos usar la almendra de Alcalá para añadir el toque justo de dulzor que tu bizcocho está pidiendo.
Si te hemos convencido y quieres probar esta variación de almendras garrapiñadas te vamos a proponer algo.
Te recomendamos probar la almendra de Alcalá garrapiñada de Turrones Hijos de Manuel Picó porque ha sido elaborada atendiendo a los máximos criterios de sabor y perfección.

 

 

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?